Compliance y soft skills, protagonistas de la formación corporativa

26/02/2020 Empresas

En la encuesta anual a clientes de Gamelearn, las entrevistas realizadas a algunos de sus clientes en el último año han identificado tendencias en la formación corporativa que sirven para identificar hábitos en el desarrollo de los empleados.

La normativa y las habilidades no técnicas se imponen
La formación obligatoria, dirigida a cumplir con las regulaciones vigentes en distintas áreas relacionadas con el ámbito laboral, es una de las más demandadas. Comprende desde aquella que tiene que ver con la seguridad y salud de los trabajadores, hasta la relacionada con la protección de datos y de la privacidad en el entorno digital. A esta formación se la conoce igualmente por el término en inglés ‘compliance’ y supone un bloque con cada vez más presencia en la capacitación en empresa. También se suele englobar bajo esta denominación la formación asociada a las normas éticas internas que organizaciones públicas y privadas asumen para prevenir crisis de reputación o posibles sanciones.

El otro gran grupo temático, en claro crecimiento por la relevancia que está adquiriendo, es el relativo a las llamadas soft skills. Estas habilidades se alejan de los conocimientos puramente técnicos y se adentran en las capacidades personales, de adaptación a la realidad cambiante, e interpersonales, de relación con los demás. Hablan en definitiva de liderazgo, productividad personal, gestión del tiempo, negociación y resolución de conflictos, creatividad o de habilidades comunicativas, entre otras determinantes para cualquier trabajo en la actualidad.

La formación corporativa en cifras
Los cuestionarios respondidos por algunas de las organizaciones con las que colabora Gamelearn en distintos países determinan la realidad de la inversión que muchas empresas realizan en formación corporativa. Los números hablan de unas cuarenta horas por empleado al año, mientras que la cuantía monetaria invertida no sobrepasa los 2000 euros anuales por persona, en los casos más generosos. El número de cursos realizados por empleado al año se sitúa en una media de quince.

Es evidente que las empresas buscan rentabilizar al máximo su inversión formativa y el canal online se presenta como la opción ideal, sobre todo si permite incluir elementos innovadores que mitiguen sus carencias tradicionales, entre ellas, la alta tasa de abandono o la reducida involucración de los usuarios con los contenidos presentados. La introducción en el e-learning de elementos lúdicos (la ya popular ‘gamificación’), por ejemplo, permite que la motivación de los destinatarios de la formación aumente notablemente, aparte de crecer también la retención de lo aprendido.

Lo que las empresas piden a la formación online
La progresiva transformación digital de las organizaciones permite que el e-learning sea más innovador y se adapte con más acierto a sus necesidades. Han comprobado que existen determinadas características ineludibles para cualquier plataforma de formación online o LMS (Learning Management System) que pretenda centralizar el plan formativo de una compañía en busca de la mejor capacitación para sus trabajadores.

Formación individualizada
La posibilidad de crear itinerarios formativos personalizados para distintos perfiles es un requisito imprescindible para muchas empresas cuando valoran trabajar con una plataforma online.

Mobile learning
Otro elemento esencial para la mayoría de compañías es que sus empleados puedan acceder fácilmente a los cursos ofrecidos, en cualquier momento, ya sea desde un móvil, desde un ordenador o desde una tableta.

De fácil gestión
El tiempo limitado del que disponen los responsables de los departamentos de Formación y Desarrollo hace que estos sean muy exigentes con las interfaces y experiencia de usuario de las plataformas de e-learning. Desean que la administración de los cursos formativos sea lo más sencilla, intuitiva y rápida posible.

Integrable con otros sistemas
Además, muchas compañías insisten en la compatibilidad de la plataforma online con otros sistemas que ya tienen funcionando para desarrollar sus procesos. Single Sign On, extracción de datos y medición, sistemas de encuestas, clima laboral.

Innovadora y gamificada
Por último, las organizaciones buscan sorprender a sus empleados aportando elementos innovadores a la formación online. Demandan sobre todo herramienta interactivas que conviertan el aprendizaje en una experiencia significativa.

Por necesidad o por convicción, las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de un programa de capacitación efectivo y de calidad para generar beneficios y mejorar el desempeño de sus empleados. El impulso del lifelong learning del empleado desde la empresa no ha hecho más que comenzar.

Artículo original Compliance y soft skills, protagonistas de la formación corporativa publicado en comunicae.es